Mensaje Mensual

Mensaje Mensual Mayo 2017

Este mes dedicado a la Virgen también cuenta con la celebración del día de la UMOFC, el día 13, memoria de la aparición de Nuestra Señora de Fátima. Y este año es el centenario de la Aparición. Esto representa un estímulo adicional para continuar nuestro compromiso con la UMOFC a todos los niveles. Hemos de ser responsables en la promoción de las mujeres y cada una de nosotras ha de estar involucrada en tal tarea. Podemos hacer nuestras las palabras que el Papa Francisco, en su extraordinaria visita a Egipto, dirigió a nuestros hermanos y hermanas consagrados: nuestro objetivo « es creer, dar testimonio de la verdad, sembrar y cultivar sin esperar ver la cosecha. De hecho, nosotros cosechamos los frutos que han sembrado muchos otros hermanos, consagrados y no consagrados, que han trabajado generosamente en la viña del Señor”

El Santo Padre, en el mismo discurso nos pone en guardia ante posibles tentaciones:

1-La tentación de dejarse arrastrar y no guiar. 

2- La tentación de quejarse continuamente.

3- La tentación de la murmuración y de la envidia. 

4- La tentación de compararse con los demás

5- La tentación del “faraonismo”

6- La tentación del individualismo. 

7- La tentación del caminar sin rumbo y sin meta. 

Podemos aplicar esas tentaciones a nosotras mismas en nuestro compromiso diario con la UMOFC y, para superar tales limitaciones, cada día necesitamos pedir a la Virgen María que nos ayude a seguir su ejemplo de discreta presencia y servicio completo al plan de salvación de nuestro Señor.

Las mujeres de la UMOFC “están especialmente llamadas a hacer presente y operante a la Iglesia en aquellos lugares y circunstancias en que sólo puede llegar a ser sal de la tierra a través de ellas (mujeres y hombres). Así, todo laico, en virtud de los dones que le han sido otorgados, se convierte en testigo y simultáneamente en vivo instrumento de la misión de la misma Iglesia en la medida del don de Cristo (Ef 4,7). (Lumen Gentium 33)

Especialmente en estos tiempos en los que estamos viviendo la 3 ª Guerra Mundial fragmentada estamos llamadas a rezar y trabajar por la paz y la reconciliación. Somos conscientes de que puede haber dificultades y a veces oposición, pero esto es como un test para ver si estamos siguiendo el éxito humano o estamos contribuyendo a la construcción del Reino de Dios.“Sed una fuerza positiva, sed la luz y la sal de esta sociedad, la locomotora que empuja el tren hacia adelante, llevándolo hacia la meta, sed sembradores de esperanza, constructores de puentes y artífices de diálogo y de concordia.” (Papa Francisco ibíd.)

Otras lecturas

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2017/april/documents/papa-francesco_20170429_egitto-clero.html

Doctrina social de la Iglesia  n° 490 – 497 ; 534 – 537.

http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/justpeace/documents/rc_pc_justpeace_doc_20060526_compendio-dott-soc_sp.html

Oración

Ver el texto preparado para el Día de la UMOFC