Febrero 2017

Mensaje Mensual Febrero 2017

Siguiendo con la reflexión sobre la carta apostólica Misericordia et Misera, necesitamos meditar sobre la misericordia. El Papa Francisco sugiere que esta “pide ser siempre celebrada y vivida en nuestras comunidades. En efecto, la misericordia no puede ser un paréntesis en la vida de la Iglesia, sino que constituye su misma existencia, que manifiesta y hace tangible la verdad profunda del Evangelio. Todo se revela en la misericordia; todo se resuelve en el amor misericordioso del Padre.” (MM1)

“La misericordia es esta acción concreta del amor que, perdonando, transforma y cambia la vida. Así se manifiesta su misterio divino. Dios es misericordioso (cf. Ex 34,6), su misericordia dura por siempre (cf. Sal 136), de generación en generación abraza a cada persona que se confía a él y la transforma, dándole su misma vida.... El perdón es el signo más visible del amor del Padre, que Jesús ha querido revelar a lo largo de toda su vida. No existe página del Evangelio que pueda ser sustraída a este imperativo del amor que llega hasta el perdón. Incluso en el último momento de su vida terrena, mientras estaba siendo crucificado, Jesús tiene palabras de perdón: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34).

Nada de cuanto un pecador arrepentido coloca delante de la misericordia de Dios queda sin el abrazo de su perdón. Por este motivo, ninguno de nosotros puede poner condiciones a la misericordia; ella será siempre un acto de gratuidad del Padre celeste, un amor incondicionado e inmerecido. No podemos correr el riesgo de oponernos a la plena libertad del amor con el cual Dios entra en la vida de cada persona.” (MM2)

Como mujeres de la UMOFC debemos hacer un gran esfuerzo para ayudar a la humanidad a descubrir el regalo que nuestro Padre misericordioso ofrece a todos. Ninguno está excluido de su misericordia, pero desafortunadamente no todos son conscientes de esto, por lo tanto tenemos un objetivo: la difusión de la buena noticia, para sembrar esperanza especialmente donde la gente sufre, está discriminada, perseguida o explotada.

Necesitamos cumplir con el estímulo del Papa Francisco, aplicando su idea de la Iglesia: “La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad.” (EG 46)

 

Oración

Dios todo poderoso  y misericordioso, cuyo Hijo se convirtió en un refugiado y no tuvo lugar para llamar a los suyos; Miren con misericordia a los que hoy están huyendo del peligro, a los que están sin hogar y con hambre. Bendice a los que trabajan para aliviarlos; Inspire la generosidad y la compasión en todos nuestros corazones; Y guiar a las naciones del mundo hacia ese día. Cuando todos se regocijarán en tu reino de justicia y paz. Por Jesu Cristo nuestro Señor. Amén

 

Para profundizar :

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

https://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_letters/documents/papa-francesco-lettera-ap_20161120_misericordia-et-misera.html