Arte y meditación

 

Haga click aquí para leer la meditación de abril 2017

Haga click aquí para leer la meditación de marzo 2017

Haga click aquí para leer la meditación de febrero 2017

Haga click aquí para leer la meditación de enero 2017

Haga click aquí para acceder al archivo de Arte y meditación del año 2016

Haga click aquí para acceder al archivo de Arte y meditación del año 2015 

Haga click aquí para acceder al archivo de Arte y meditación del año 2014

 

Mayo 2017   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Albrecht Dürer (Núremberg 1471 -1528), Jesús entre los doctores, 1506, oleo sobre tabla, 65 cm x 80, Madrid, Thyssen-Bornemisza

 

Esta representación intensa y singular del famoso episodio del Evangelio fue realizada por Durero en tan sólo 5 días, durante su segunda visita a Venecia (además del monograma del artista, se lee la inscripción "Opus Quinque Dierum" es decir, hecho en cinco días, en un trocito de papel que sale del libro).

La composición es completamente innovadora, con personajes que ocupan toda la escena que rodea al joven Jesús, dejando solamente un pequeño espacio oscuro.

Los seis doctores en torno a Cristo, que están discutiendo con él, tienen fisionomías originales y expresivas, se concede un especial interés a las manos, especialmente a las de Jesús y a las del personaje de la derecha, que parecen dibujar una vorágine, una brújula, que se mueve indicando la discusión que se está llevando a cabo.

Al parecer, el dulce rostro del joven Jesús, entre los sabios y diabólicos sabelotodo, parece no tener escapatoria, condenado al fracaso en una discusión en la que los 6 doctores están "armados" con todos sus conocimientos, tales como los tomos de la escritura, las prescripciones de la ley (ver los versículos de la Biblia que tiene en su gorro el personaje de la izquierda), y la conciencia de su preparación.

Sin embargo, la certitud de que tiene que "ocuparse de las cosas del Padre", dan fuerza al joven para enfrentarse a quienes tienen la intención de ponerlo en apuros, sabiendo que la lógica del don, por el cual ha venido al mundo debe prevalecer ante todo, para que todos puedan acceder a la salvación.

Y de esta manera da ejemplo a todos los que todavía hoy están llamados a hacer su parte para dar testimonio de ello. En pocas palabras, nadie puede decir: "Soy joven", "estoy cansado", "sólo tengo dos panes" ... todos estamos llamados a dar una eficaz e insustituible contribución.