+39 0668400213 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y meditación - Agosto 2020

Raffaello

Rafael Sanzio (Urbino, 1483 - Roma, 1520), La transfiguración, 1518-20, tempera gorda en panel, 405 x 278 cm, Vaticano, Pinacoteca del Vaticano.

El día 6, fiesta de la Transfiguración.

Ya hemos escrito sobre esta magnífica tabla (cf. mes de octubre de 2017) presentando los misterios del Rosario. Su belleza es tal, su fama es tan grande, que deseamos agregar otras y diferentes consideraciones a la misma.

En primer lugar, recordamos la gran importancia del cuadro. Fue encargado a Rafael por el cardenal Giulio De' Medici, primo del papa León X (Giovanni De' Medici, hijo de Lorenzo el Magnífico, mientras que Giulio era hijo de Giuliano, el hermano menor de Lorenzo asesinado en la conspiración de los Pazzi).

Giulio a su vez se convirtió en Papa en 1523 con el nombre de Clemente VII. Cuando en 1515 Giulio fue nombrado obispo de Narbona, Francia, quiso embellecer la catedral de su nueva sede con dos grandes pinturas confiadas a Rafael y Sebastiano del Piombo, recientemente en Roma pero patrocinado nada menos que por Miguel Ángel. En este sentido, parece que los dos personajes arrodillados en el lado izquierdo, en el Monte Tabor, son los Santos Giusto y Pastore, a quienes se dedicó la Catedral de Narbona. La obra de Rafael, por cuya muerte prematura fue completada por su fiel discípulo Giulio Romano, agradó tanto al cardenal Giulio que no la envió a Francia, sino que la colocó en la iglesia romana de San Pietro in Montorio.

La segunda cosa que queremos enfatizar tiene que ver con la mirada. Y a este respecto, notamos cómo Rafael eligió una representación inusual de la Transfiguración. De hecho, en su mayor parte, a partir de los antiguos iconos bizantinos que reproducen la escena, Jesús está representado firmemente apoyado en la cima de la montaña con los pies en el suelo, con Moisés y Elías a su lado y, más abajo, asombrados, los tres discípulos testigos, Pedro, Santiago y Juan. Incluso Rafael, como lo demuestra un dibujo preparatorio ahora conservado en el Museo del Louvre de París, inicialmente tenía en mente esta iconografía. Pero luego cambia de opinión: Jesús, y con él Moisés y Elías, está separado del suelo, las túnicas se revuelven por un viento que sopla, los ojos se alzan hacia el cielo. Si miráramos solo la parte superior de la pintura, sería más probable que pensáramos que nos encontramos frente a la representación del misterio de la Ascensión.

Y ahora, finalmente, volvamos a nuestra mirada, parémonos frente a este enorme retablo y dejemos que nuestros ojos lo atraviesen. En primer lugar, se encuentran con la multitud, los discípulos emocionados, el padre asustado que ha traído al hijo demoníaco para que Jesús lo cure, la mujer arrodillada con el hermoso vestido rosa y la capa azul en su pose escultural mientras señala al joven. Pero nuestra mirada no se detiene frente a la agitación y las muchas personas. Se desliza hacia arriba, es capturada por la luz que rodea la figura de Jesús, hasta el punto de que apenas notamos a los tres apóstoles sobresaltados en la cima de la montaña y los mismos Moisés y Elías parecen más un marco para el verdadero y único protagonista, que es Jesús. Todos los Evangelios Sinópticos relatan el episodio de la Transfiguración (Mt 17, 1-8; Mc 9, 2-8; Lc 9, 28-36) y todos recuerdan en particular la luz del rostro de Jesús y la blancura de su túnica (¡Marcos anota que ningún lavandero habría podido hacerla tan blanca!). ¡Y en el trabajo de Rafael encontramos estos dos elementos, el rostro luminoso y las túnicas blancas!

Uno de los tres testigos oculares, Pedro, escribió en su segunda carta: “Os hemos dado a conocer el poder y la Venida de nuestro Señor Jesucristo, no siguiendo fábulas ingeniosas, sino después de haber visto con nuestros propios ojos su majestad. Porque recibió de Dios Padre honor y gloria, cuando la sublime Gloria le dirigió esta voz: «Este es mi Hijo muy amado en quien me complazco.» Nosotros mismos escuchamos esta voz, venida del cielo, estando con él en el monte santo." (2 Pe 1, 16-18).

Y nos damos cuenta de que nuestra mirada todavía está allá arriba, en la montaña sagrada, para contemplar a Jesús, en la belleza que Rafael ha sabido representar, hasta el punto de que podríamos repetir las palabras de Pedro, idénticamente reportadas por los tres evangelistas: "Maestro, ¡bueno es estarnos aquí!"

 

P.D. El 6 de agosto, la fiesta litúrgica de la Transfiguración, me regalo la alegría de ver la gran obra de Rafael conservada en la Pinacoteca del Vaticano. ¡Frente a la obra maestra llevaré la mirada de todas y cada una de las que leen estas líneas!

 

(Contribución de Vito Pongolini)
 

La Voz de las Mujeres

luglio 2020 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Eliminemos la discriminación y violencia contra las mujeres".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Galerías de fotos

galerias

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Video Institutional de la UMOFC

wordcloud FAQ

Visítanos en YouTube

youtube channel