+39 0668400213 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Día de Oración Anual de la UMOFC

Día de la UMOFC 2018

WUCWO Day 2018

Este año el Día de la UMOFC, el 13 de mayo, coincide con el Domingo de la Ascensión de Nuestro Señor Jesús. Maravilloso día para rezar, meditar y alentar a todas las mujeres a que respondan unidas al llamado a la santidad. Para ello "nos hace falta un espíritu de santidad que impregne tanto la soledad como el servicio, tanto la intimidad como la tarea evangelizadora, de manera que cada instante sea expresión de amor entregado bajo la mirada del Señor. De este modo, todos los momentos serán escalones en nuestro camino de santificación". (Gaudete et Exsultate 31)

 

DÍA DE LA UMOFC

13 de mayo 2018

 

Preparado por la Región de Asía Pacífico

Con contribuciones de Australia, Líbano y Filipinas

 

 

HIMNO:

María Inmaculada, tus alabanzas cantamos:

Tú que reinas en la gloria con Jesús nuestro Rey

            ¡Ave, Ave, Ave, María! ¡Ave, Ave, María!

En el cielo, se proclama tu bendita gloria;

En la tierra, nosotros, tus hijos, invocamos tu hermoso nombre.

¡Ave, Ave, Ave, María! ¡Ave, Ave, María!

Oramos por la Gloria de Dios; que venga Su reino;

Oramos por Su vicario, nuestro padre, en Roma.

¡Ave, Ave, Ave, María! ¡Ave, Ave, María!

Oramos por nuestra Madre, la Iglesia en la tierra,

Y bendice, amadísima Señora, nuestra tierra natal.

¡Ave, Ave, Ave, María! ¡Ave, Ave, María!

Al rezar unidas hoy, recordamos a las muchas mujeres de la UMOFC, las que están presentes y las que han ido a su recompensa eterna por toda su obra para la gloria del nombre de Dios.

INTENCIONES:

La guerra, el terrorismo, la corrupción y similares parecen estar más allá de nuestra capacidad de hacer algo. Que Dios nos bendiga y nos haga reaccionar contra la injusticia, la opresión y la explotación, para que podamos trabajar por la justicia, la libertad y la paz. Bendice a todas las mujeres del mundo que se enfrentan a un sistema de comercio mundial injusto mientras luchan para dar de comer a sus hijos, para darles calor y consuelo, para traer esperanza y paz al mundo. Esforcémonos para que podamos eliminar barreras y cambiar los sistemas. Y mientras nos preparamos para nuestra Asamblea General, ayúdanos, como mujeres de esperanza, a abogar, a persistir, a hacer lo que podamos, confiando en que tú llevarás a término toda buena obra que se inició en tu nombre.

Te pedimos y te suplicamos que guíes y protejas a la juventud, especialmente en este año del Sínodo sobre los jóvenes, de los peligros que están siempre presentes en el mundo de hoy. Permanece con ellos mientras experimentan soledad, amistad, éxito y fracaso.  Danos tiempo para escuchar sus historias y disfrutar con ellos de su alegría y amabilidad. Dios misericordioso, dales la fuerza para tomar las decisiones correctas mientras viajan por la vida. Esperamos que, a través del poder del Espíritu Santo, ellos lleguen a conocer y experimentar tu amoroso cuidado. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

EVANGELIO: Una lectura del Evangelio según San Juan                                     4, 6-15

                        El agua que yo os daré se convertirá en fuente de agua que brota para vida eterna

 

Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, como se había fatigado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Llega una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dice: «Dame de beber». Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar comida. Le dice a la mujer samaritana: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.) Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: "Dame de beber", tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva». Le dice la mujer: «Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva? ¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?» Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna».  Le dice la mujer: «Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed y no tenga que venir aquí a sacarla». 

 

Palabra del Señor

 

SALMO: Sal 41, 3,5; 42, 3-4 R Sal 41, 2

R.         Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,

            así clama por ti, Dios, el alma mía.

  1. Mi alma tiene sed de Dios,

del Dios vivo.

¿Cuándo vendré y me presentaré

delante de Dios?                         R

 

  1. Me acuerdo de estas cosas
    y derramo mi alma dentro de mí,
    de cómo yo iba con la multitud
    y la conducía hasta la casa de Dios,
    entre voces de alegría y de alabanza
    del pueblo en fiesta.                   R

 

  1. Envía tu luz y tu verdad;
    éstas me guiarán,
    me conducirán a tu santo monte
    y a tus moradas.                         R

 

  1. Me acercaré al altar de Dios,
    al Dios de mi alegría y de mi gozo.
    Y te alabaré con el arpa,
    Dios, Dios mío.                            R

 

REFLEXIÓN-MEDITACIÓN

Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna”.

Pregunta 1: ¿Cuándo me he encontrado anhelando a Dios? ¿Necesitándole?

¿He sentido alguna vez la distancia entre Dios y yo misma? ¿He querido reconciliarme?

“La mujer dejó su cántaro y fue a la ciudad”.

Pregunta 2: ¿Cuándo he sentido la fuerte necesidad de reparar una relación rota con otra persona?

“Entonces salieron de la ciudad y vinieron a él. […] Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días”.

Pregunta 3: ¿Qué cambios en mi vida estoy dispuesta a hacer para que Jesús “se quede” conmigo?

HIMNO:  Oración de paz de San Francisco

            Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.

            Que allá donde hay odio, yo ponga tu amor.

            Que allá donde hay ofensa, yo ponga tu perdón.

            Que allá donde hay duda, verdadera fe en ti.

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.

Que allá donde hay desesperanza, yo ponga esperanza.

Que allá donde hay tinieblas, solo luz.

Y que allá donde hay tristeza, alegría.

Oh, Divino Maestro,

que no busque yo tanto ser consolado como consolar,

ser comprendido como comprender,

ser amado como amar con toda mi alma.

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.

Porque perdonando se es perdonado.

Porque dando se recibe.

Y muriendo a si mismo se nace a la vida eterna.

 

ORACIONES DE INTERCESIÓN 

Celebrante: Roguemos al Señor para que nosotras, que hemos sido bautizadas con agua en el Espíritu Santo, podamos pedirle con confianza:

 

  1. Por la Iglesia: para que seamos testigos del amor de Cristo, practicando la caridad y promoviendo la justicia y la paz en todo el mundo.

Roguemos al Señor.

2   Para que tengamos la valentía de reconocer y admitir nuestros pecados: que como la mujer en el pozo, podamos enfrentarnos honestamente a nuestra vida y pedir ayuda para cambiar de dirección.

Roguemos al Señor.

3   Por un mayor reconocimiento del ministerio de las mujeres: para que estemos abiertas y  animemos los dones pastorales de las mujeres que llevan la Buena Nueva a las comunidades, tanto en nuestra tierra como en el extranjero.

Roguemos al Señor.

4    Por los niños del mundo y el reconocimiento de la dignidad de la persona humana y que se les proteja del hambre, el abuso, las enfermedades, el abandono y la violencia, y se les permita disfrutar de una infancia suavemente moldeada por el amor de Dios.

Roguemos al Señor.

5    Por la próxima Asamblea General en Dakar: que a través de nuestra preparación y diálogo, podamos ser agua viva para todas las que estén sedientas de sentido y finalidad en sus vidas.

Roguemos al Señor.

6    Por todos los difuntos, particularmente las miembros de la UMOFC: que sean conducidas sobre las aguas de la muerte y sean acogidas en el reino de Dios con paz y perdón.

Roguemos al Señor.

 

Celebrante: Padre, te damos gracias porque, con el bautismo, nos has dado la nueva vida de la gracia. Escucha nuestras oraciones, para que podamos dedicarnos a Ti.

 Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén

Oración a María Reina de la Paz

 

Patrona de la Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas

Oh Dios bondadoso, tu hijo Jesús vino a este mundo para hacer tu voluntad y para dejarnos Su paz. Por la intercesión de nuestra Bendita Madre María, Reina de la Paz, concédenos sabiduría y humildad para poder dar a conocer esa paz en el mundo. Inspira nuestros pensamientos, palabras y acciones para ser testigos de Tu presencia en nuestros corazones. Que el Espíritu Santo nos colme con todas sus gracias y bendiciones, de modo que podamos seguir en el camino que conduce a lograr la paz para toda la humanidad. Amén.

 

Mi Señor y mi Dios

Te adoro, te alabo, te agradezco por venir a mí, creo con todo mi corazón, mi mente, mi alma, mi fuerza y todo mi ser que Tú, Señor Jesús, estás verdaderamente aquí en el centro de mi alma. Llena todo mi ser con Tu luz y Tu amor.

Jesús, Mi Señor, Tú has venido a darme la vida eterna, aquí y ahora, porque ¡Tú eres la vida!

Discierne a través de mi mente, habla a través de mis labios, actúa a través de mi cuerpo,

usa mi propia humanidad y hazte presente a los demás a través de mí.

Vive tu vida en mí. Jesús, en Tu misericordia amorosa, transfórmame con Tu Cuerpo y Sangre para que yo sea siempre más semejante a Ti, y para que nuestro Padre, mirándome a mí, sólo te vea a Ti, querido Jesús, también cuando me escuche clamando a Él, Abba: ¡Padre!

Oh Jesús, que esto sea así para mí, aunque sólo sea por hoy.

Al final de nuestra oración, te damos gracias, oh Señor, por tu gran amor. Tu invitación para que estemos cerca de Ti y bebamos de Tu fuente: el agua viva. Tú eres siempre el que nos llama a beber de las fuentes de la salvación, ayúdanos para que no seamos indiferentes, mirando de lejos, y haznos dignas de acercarnos a Ti, para que descubramos y comprendamos que no hay felicidad ni paz sin Ti. Testifica en nuestras vidas cotidianas que sólo Tú eres la fuente de salvación, escuchando tu Palabra y viviéndola, y alimentándonos de Tu Cuerpo y Sangre en la Eucaristía, y practicando los sacramentos, especialmente la confesión, y comprometiéndonos en Tu servicio y en el de Tu Iglesia y de nuestros hermanos y hermanas: para Tu Gloria por los siglos. Amén

HIMNO: El pozo

o Ven al agua u otro himno apropiado

Deja todo atrás, deja todo atrás, deja todo atrás, deja todo atrás

 

Tengo lo que necesitas, pero sigue buscando

He hecho todo el trabajo, pero tú sigue trabajando

Cuando te has quedado sin energía y no puedes encontrar el remedio

Sólo ven al pozo

Puedes pasar toda tu vida persiguiendo lo que te falta

Pero ese vacío por dentro no va a colmarse

Cuando nada puede satisfacerte y el mundo te deja tirado

Sólo ven al pozo

CORO

Y todos los que tengan sed no tendrán más sed

Y todos los que busquen encontrarán lo que sus almas anhelan

El mundo lo intentará, pero nunca podrá llenarte

Así que deja todo atrás y ven al pozo

Tráeme tu corazón, no importa lo roto que esté

Solo ven, cuando tu última oración haya sido pronunciada

Solo descansa en mis brazos un rato, sentirás el cambio, mi hijo

Cuando llegues al pozo

Y ahora que estás lleno de amor sin medida

Tus alegrías van a fluir como un arroyo en el desierto

Pronto todo el mundo verá que en Mí se encuentra el agua viva

Porque vienes al pozo

HIMNO: Ven al agua

 

ANTÍFONA: ¡Ven al agua tú que tienes sed!

Aunque no tengas nada, ¡te ordeno que vengas!

¡Y llénate de la bondad que te ofrezco!

¡Ven! ¡Escucha! ¡Vive!

¿Por qué gastar dinero en lo que no puede llenar

el vacío profundo de tu corazón?                                                                                                        

Escucha mi palabra y disfrutarás:

¡Bondad y paz en tu corazón!                     ANT

Así como los cielos están altos sobre la tierra

¡Mis caminos y pensamientos más allá de ti!

¡Llámame Padre y sabrás que estoy cerca!

Yo seré Padre para ti                                               ANT

Así como la lluvia cae para regar la tierra

Así como la semilla se convierte en pan

Mi Palabra sobre ti nunca podrá volver

¡Hasta que mi anhelo esté satisfecho!        ANT

Mientras celebramos este Día de la UMOFC acordémonos de que la Organización requiere fondos para seguir operando. Por favor envíen todas las donaciones de su liturgia de hoy a la UMOFC, de la manera usual, para que podamos seguir con nuestro trabajo diario.

 

La Voz de las Mujeres

copertina ESP 50

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Cuidemos a la familia".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Galerías de fotos

galerias

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Video Institutional de la UMOFC

wordcloud FAQ

Visítanos en YouTube

youtube channel