​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y meditación - Mayo 2020

Raffaello Madonna del Cardellino

Raffaello Sanzio (Urbino, 1483 – Roma, 1520), Virgen con el Niño y San Juanito (llamada Virgen del jilguero), febrero 1506, óleo sobre tabla, cm 107x77, Florencia, Galería de los Uffizi.

Mes de mayo.

La peculiaridad del cuadro de Rafael no es tanto el tema (la Virgen fue representada a menudo con el Niño Jesús y su primo Juan el Bautista) sino la elección de ambientar la escena en un espacio completamente abierto. El panel fue pintado para Lorenzo Nasi, que lo quiso en su casa florentina con motivo de su boda con Sandra Canigiani el 23 de febrero de 1506.

La familia Nasi era una importante y rica familia de comerciantes florentinos, especializada en la importación de telas burdas del extranjero, que luego se trabajaban finamente y se exportaban como telas costosas. Después de unas décadas, la preciosa pintura fue dañada por el derrumbamiento de la casa Nasi el 12 de noviembre de 1547. Recientemente se ha llevado a cabo una importante restauración que le ha devuelto su antigua belleza.

La escena es muy simple. En un hermoso espacio abierto, la Virgen, que está leyendo con el pequeño Jesús entre sus piernas, recibe a Juan, el hijo de su prima Isabel, que ha llegado por la izquierda. En el centro del triángulo ideal que podríamos dibujar a partir de la cabeza de María, que es su vértice, vemos el pajarito que también da nombre al cuadro. Es un jilguero, que lleva Juan (aún lo tiene en su mano) y es acariciado por Jesús. Entre los dos niños podemos notar el juego de miradas, así como la otra mirada que María dirige desde arriba hacia Juan. Es una mirada casi de asombro, porque el jilguero, según la tradición, cuando Jesús fue crucificado, junto con el ruiseñor y el pinzón trataron de quitar la corona de espinas de la cabeza de Jesús. Sin lograrlo, a partir de ese momento, su plumaje alrededor de su pico fue coloreado para siempre con la sangre roja de Cristo, un testimonio perenne del ingenuo intento de tres pequeñas criaturas aladas de aliviar el dolor punzante del Señor Jesús.

La presencia del jilguero es, por lo tanto, un claro recordatorio de la Pasión de Jesús. Pero esto no causa perplejidad o miedo, como lo demuestra el hecho de que María acaricia a Juan y parece casi sostenerlo con su mano derecha. Además, María ciertamente recordó las palabras con las que el profeta Simeón se dirigió a ella cuando junto con José llevó a Jesús al Templo de Jerusalén para la presentación ritual al Señor: “Este está puesto para la caída y el levantamiento de muchos en Israel, un signo de contradicción para que los pensamientos de muchos corazones puedan ser revelados. Y a ti misma una espada te atravesará el alma” (Lc 2, 34-35).

Podríamos añadir otras cosas, por ejemplo, en la gama de colores - que encuentran su culmen en el azul del manto de la Virgen, casi reflejado en el cielo, o en la gran variedad de verdes que una exuberante primavera ha hecho florecer en un paisaje que llega hasta lo más profundo de la ciudad en el fondo - o en las derivaciones que Rafael pudo tomar prestadas de los dos mayores genios de sus contemporáneos (la composición piramidal del dibujo animado de Leonardo con la Virgen y el Niño y Santa Ana o la estatua de la Virgen y el Niño que Miguel Ángel esculpió el año anterior para un comerciante en Brujas).

Nos gusta concluir volviendo a la atormentada historia de este cuadro. En 2008, se completó una importante restauración que recuperó el color original de la pintura antes de 1547. Cuando la Casa de los Nasi se derrumbó, las crónicas de la época cuentan que el dueño estaba más preocupado por recuperar los fragmentos de la espléndida obra de Rafael que por el resto. Y así, de los escombros de dicha casa recuperó un magnífico testimonio de cultura, historia, fe y belleza. En esta época de pandemia, como el dueño del cuadro, todos podemos ser capaces de volver a juntar los pedazos de nuestras vidas, volver a la vida, a la sonrisa, a la alegría.

En este mes de mayo, tradicionalmente dedicado a María, le confiamos a Ella nuestras vidas, nuestras ansiedades, esperanzas, penas - contemplando a Nuestra Señora del Jilguero - con una antigua antífona que se remonta a los primeros siglos del cristianismo: 

Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios;

no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades,

antes bien, líbranos de todo peligro,

¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

Amen

La Voz de las Mujeres

luglio 2020 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Eliminemos la discriminación y violencia contra las mujeres".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Galerías de fotos

galerias

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Video Institucional de la UMOFC

wordcloud FAQ

Visítanos en YouTube

youtube channel