​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y meditación - octubre 2020

Sposalizio della VergineRaffaello Sanzio (Urbino, 1483 – Roma, 1520), Desposorios de la Virgen, 1504, óleo sobre madera, cm 170 x 117, Milán, Pinacoteca di Brera.

Mes de octubre.

Lo primero que nos llama la atención en esta magistral obra del joven Rafael es el edificio del fondo. Es elegante, con una planta central, tiene un pórtico alrededor, una cúpula y las dos puertas opuestas están abiertas y por lo tanto permiten a nuestro ojo redescubrir el paisaje y el cielo más allá del propio edificio. La forma parece circular, aunque en realidad está construida en 16 lados. También observamos que una escalera poligonal parte del edificio, que a su vez nos lleva a una planta cuadrada en perspectiva.

El verdadero foco de la pintura es por lo tanto esta magnífica arquitectura renacentista, que gradualmente nos lleva a la escena que vemos en primer plano. Es un matrimonio: el sacerdote en el centro, los novios a su derecha e izquierda, otros personajes elegantemente vestidos a los lados de los novios. Que es una boda especial lo entendemos si miramos a los jóvenes del lado derecho. Cada uno tiene un palo en la mano. Uno incluso, en primer plano a la derecha, lo está rompiendo. Encontramos la explicación en los Evangelios Apócrifos, donde hablan de la boda de María. En el momento de la boda, los sacerdotes del Templo - donde María, según la tradición, había crecido después de ser ofrecida al Señor por sus padres - sacaron a suertes la tribu de Judas y pidieron a todos los pretendientes que trajeran una vara para ser depositada una noche en el Santo de los Santos, la parte más sagrada del Templo. La voluntad de Dios se manifestó porque mientras José “extendió su mano para tomar su vara, de repente de la cabeza de la misma salió una paloma, más blanca que la nieve, sumamente hermosa” (Evangelio apócrifo de Pseudo-Matteo, VIII, 75). Una variación introducida, y aquí retomada por Rafael, fue la del florecimiento de la vara misma (Giotto en la Capilla de Scrovegni en Padua representa la vara floreciente de la que sale la paloma), que hace eco a un episodio bíblico (Números 17, 16-26) donde habla del florecimiento del bastón de Aarón.

Las bodas de María y José son por lo tanto el tema de este magnífico panel, que Rafael, aunque muy joven, quiso firmar y fechar (el nombre “RAFAEL URBINAS” se encuentra en el dintel del lado del edificio que tenemos delante, mientras que el año MCIII se encuentra a la derecha y a la izquierda del arco de abajo). Además, fue un importante encargo de una familia que quería dar prestigio al altar de San José en la Iglesia de San Francisco de Città di Castello (Perugia).

La gracia del cuadro se juega en el equilibrio entre el fondo y el primer plano, entre el paisaje verde brillante y el suelo geométrico que rodea toda la base del edificio. Algunas pequeñas figuras insertadas aquí y allá en el fondo tratan de otra cosa, no están involucradas en la boda sino que sirven para dar profundidad y realismo a la escena. Otro aspecto que nos llama la atención es la aparente seriedad de los protagonistas en primer plano. No aparecen actitudes festivas, los mismos rostros de María y José parecen no transparentar la emoción. Esta elección parece querer poner en el centro de nuestra atención la sacralidad del momento: el matrimonio de la Virgen, acompañado del milagro del florecimiento del palo de José, es un pasaje fundamental en la historia de la salvación, porque a partir de esa unión tomará forma la historia humana de Jesús, el Hijo de Dios.

Las dos manos unidas, el anillo de la promesa, la bendición de Dios del sacerdote oficiante (¿cómo no notar la elegancia de su vestimenta?): este cuadro nos lleva a una oración por las parejas unidas en matrimonio cristiano:

Descienda, oh Señor, sobre los esposos (N. y N.).

la riqueza de tus bendiciones,

y el poder de tu Espíritu Santo

inflame sus corazones desde lo alto,

para que en el mutuo don del amor

alegren a su familia y a la comunidad eclesiástica con los niños.

Que te alaben, Señor, con alegría,

te busquen en el sufrimiento;

disfruten de tu apoyo en las fatigas...

y de tu consuelo en la necesidad;

Que te recen en la santa asamblea,

y sean tus testigos en el mundo.

Que vivan mucho tiempo en la prosperidad y la paz

y, junto a los amigos que los acompañan ahora,

...alcancen la felicidad de tu reino.

(Contribución de Vito Pongolini)

La Voz de las Mujeres

luglio 2020 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Eliminemos la discriminación y violencia contra las mujeres".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Galerías de fotos

galerias

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Video Institucional de la UMOFC

wordcloud FAQ

Visítanos en YouTube

youtube channel