​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

MENSAJE MENSUAL ABRIL 2018

Sta Marina Omura

¡Este mes inicia con el Domingo de Pascua! ¡Qué día tan alegre para los cristianos! ¡La primavera de nuestra esperanza! El don gratuito de la salvación ofrecido por el Señor misericordioso a través de Jesús que se ofreció a sí mismo para expiar nuestros pecados.

Jesús dio gratuitamente su vida por todos, su amor no tiene medida. “Por eso, el amor puede ir más allá de la justicia y desbordarse gratis, «sin esperar nada a cambio» (Lc 6,35), hasta llegar al amor más grande, que es «dar la vida» por los demás (Jn 15,13). ¿Todavía es posible este desprendimiento que permite dar gratis y dar hasta el fin? Seguramente es posible, porque es lo que pide el Evangelio: «Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis» (Mt 10,8). (AL 102). Puedo ver a las mujeres de la UMOFC reflejadas en este comentario, mujeres que trabajan duro para nuestro Señor sin recibir nada a cambio. El Evangelio que hemos leído al comienzo de la Semana Santa habla de una mujer que, mientras Jesús estaba en casa de Simón, en Betania, "vino con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho valor; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza" (Mc 14,3). Lo hizo sin ninguna razón, gratuitamente. Hoy en día no es fácil vivir la virtud de la gratuidad. Ser libre significa saber actuar en la vida cotidiana sin esperar nada a cambio. La gratuidad es uno de los hábitos más bellos que se pueden experimentar aunque no sea fácil. La mentalidad comercial y consumista nos predispone a hacer siempre las cosas esperando algo a cambio. Hay que esforzarse más por apreciar el don gratuito de todo y vivirlo con gran alegría. Las mujeres de la UMOFC saben cómo vivir la alegría y la felicidad con una actitud verdaderamente libre y desinteresada.

Oración

Salmo 41  

2.¡Dichoso el que cuida del débil y del pobre! En día de desgracia le libera el Señor; 3.El Señor le guarda, vida y dicha en la tierra le depara, y no le abandona a la saña de sus enemigos; 4.le sostiene el Señor en su lecho de dolor; tú rehaces entera la postración en que se sume. 5.Yo he dicho: «Tenme piedad, Señor, sana mi alma, pues contra ti he pecado!» 6.Mis enemigos hablan mal contra mí: «¿Cuándo se morirá y se perderá su nombre?» 7.Si alguien viene a verme, habla de cosas fútiles, el corazón repleto de maldad, va a murmurar afuera. 8.A una cuchichean contra mí todos los que me odian, me achacan la desgracia que me aqueja: 9.«Cosa de infierno ha caído sobre él, ahora que se ha acostado, ya no ha de levantarse.» 10.Hasta mi amigo íntimo en quien yo confiaba, el que mi pan comía, levanta contra mí su calcañar. 11.Mas tú, Señor, tenme piedad, levántame y les daré su merecido; 12.en esto sabré que tú eres mi amigo: si mi enemigo no lanza más su grito contra mí; 13.y a mí me mantendrás en mi inocencia, y ante tu faz me admitirás por siempre.14 ¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre hasta siempre! ¡Amén! ¡Amén!" 

Otras lecturas

Amoris Laetitia 101-102

Doctrina social de la Iglesia 20 – 27; 221.

Evangelii Gaudium 53, 209 – 213.

 

TESTIMONIO

Santa Marina de Omura mártir (Japón)

Marina era originaria de Omura, cerca de Nagasaki en Japón. A una edad muy temprana se hizo terciaria dominicana haciendo votos religiosos en privado. Su querida patria fue repetidamente atacada por una feroz persecución contra los cristianos y también ella fue acusada de colaborar con los misioneros dominicanos occidentales de los que era la invitada.

En 1634 fue arrestada y encadenada, luego fue sometida públicamente a vergonzosas humillaciones y finalmente fue quemada viva a fuego lento en la santa colina de Nagasaki el 11 de noviembre del mismo año.

Para su elevación a los honores de los altares el proceso de Marina se sumó a un grupo de dieciséis mártires dominicos de diversas nacionalidades, todos asesinados en tierras japonesas, dirigidos por Lorenzo Ruiz, el primer santo de origen filipino. El grupo fue beatificado por el Papa Juan Pablo II el 18 de febrero de 1981 en Manila, Filipinas y canonizado en Roma por el mismo pontífice el 18 de octubre de 1987.



La Voz de las Mujeres

luglio 2020 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Eliminemos la discriminación y violencia contra las mujeres".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Galerías de fotos

galerias

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Video Institucional de la UMOFC

wordcloud FAQ

Visítanos en YouTube

youtube channel