+39 0668400213 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

MENSAJE MENSUAL JULIO 2018

armida barelli efe32184 cec0 4d23 9241 13b8f393c52 resize 750

En nuestro camino hacia Dakar, debemos reflexionar cada vez más sobre los desafíos que enfrentamos para encontrar juntas las mejores acciones para contribuir a llevar la justicia y la paz a una indiferencia tan globalizada.

Continuando con la reflexión sobre Amoris Laetitia y las características que figuran en el Himno a la caridad, este mes, me gustaría sugerir que "el amor es decoroso". “Para disponerse a un verdadero encuentro con el otro, se requiere una mirada amable puesta en él. Esto no es posible cuando reina un pesimismo que destaca defectos y errores ajenos, quizás para compensar los propios complejos. Una mirada amable permite que no nos detengamos tanto en sus límites, y así podamos tolerarlo y unirnos en un proyecto común, aunque seamos diferentes. El amor amable genera vínculos, cultiva lazos, crea nuevas redes de integración, construye una trama social firme. Así se protege a sí mismo, ya que sin sentido de pertenencia no se puede sostener una entrega por los demás, cada uno termina buscando sólo su conveniencia y la convivencia se torna imposible. Una persona antisocial cree que los demás existen para satisfacer sus necesidades, y que cuando lo hacen sólo cumplen con su deber. Por lo tanto, no hay lugar para la amabilidad del amor y su lenguaje. El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan. Veamos, por ejemplo, algunas palabras que decía Jesús a las personas: «¡Ánimo hijo!» (Mt 9,2). «¡Qué grande es tu fe!» (Mt 15,28). «¡Levántate!» (Mc 5,41). «Vete en paz» (Lc 7,50). «No tengáis miedo» (Mt 14,27). No son palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian.” (AL 100)

Si esto vale para la familia, debe aplicarse también a la familia humana más amplia para superar la atmósfera de indiferencia, sospecha, acoso y explotación, especialmente de los más débiles y más pobres. Y la UMOFC ha elegido ser testigo de esperanza con una atención especial a la familia, los jóvenes y los sufrientes en el mundo. “Pidamos al Señor la gracia de no vacilar cuando el Espíritu nos reclame que demos un paso adelante, pidamos el valor apostólico de comunicar el Evangelio a los demás y de renunciar a hacer de nuestra vida cristiana un museo de recuerdos. En todo caso, dejemos que el Espíritu Santo nos haga contemplar la historia en la clave de Jesús resucitado. De ese modo la Iglesia, en lugar de estancarse, podrá seguir adelante acogiendo las sorpresas del Señor.” (Gaudete et Exsultate 139)

Otras lecturas:

Amoris Laetitia 99 - 104

Gaudete et Exsultate 112-115

Nostra Aetate 5

 

Testimonio

Venerable Armida Barelli                                                                                                                     

Nació el 1 de diciembre de 1882 en el seno de una familia de la burguesía milanesa. No fue educada en los valores religiosos. Entre 1895 y 1990 estudió en un internado suizo, donde aprendió a conocer y amar al Señor. Entre 1900 y 1908, tuvo varias ocasiones para formar su propia familia, pero eligió un camino diferente. Ella trabajó para ayudar a huérfanos e hijos de presos. En 1910 tuvo lugar el encuentro con un gran franciscano: el padre Agostino Gemelli. 

El 17 de febrero de 1918, por voluntad del Card. Ferrari, comenzó la Juventud Femenina Católica de Milán, convirtiéndose en su presidente. El 28 de septiembre del mismo año, fue nombrada por Benedicto XV, presidente de la Juventud Nacional para la expansión de la Asociación del Instituto "G. Toniolo" y del Comité Promotor para la fundación de la Universidad Católica, oficialmente inaugurada por el entonces card. Achille Ratti el 7 de diciembre de 1921. En 1919 estableció junto con el padre Gemelli una familia de mujeres seglares consagradas a Dios. En 1920 comenzó la Obra Misionera de la Juventud Femenina "Benedict XV Institute" en Sian-Fu (norte de China). La obra prosiguió su tarea durante tres décadas y todavía está activa. El 9 de febrero de 1921 Benedicto XV envió al Padre Gemelli el Breve Apostólico "Cum Sempre" – Carta magna de la Universidad Católica - solicitada por Armida Barelli. El 7 de diciembre del mismo año, el Cardenal Ratti inauguró la Universidad Católica. De 1927 a 1929 organizó la Opera della Regalità de N.S. Jesucristo, para la difusión de la vida litúrgica y la espiritualidad cristocéntrica.

En 1946, recibió de Pío XII el nombramiento como Vicepresidente General de Acción Católica por un período de tres años.

De 1920 a 1950 viajó a Italia varias veces para difundir la Juventud Femenina (que contó con un millón quinientos mil afiliadas); organizar conferencias y convenciones nacionales e internacionales, semanas sociales, peregrinaciones, innumerables cursos culturales y educativos. Dio un gran impulso a la actividad católica de las mujeres en las Ligas Internacionales.

En su prolongada enfermedad, que comenzó en otoño de 1949, vivió en la fe más pura, en un espíritu de penitencia, de oración prolongada y de ofrenda, en particular, por la futura Facultad de Medicina y el Policlínico Gemelli en Roma.

Ella terminó su vida el 15 de agosto de 1952, fiesta de la Asunción.

Oración (de Anita Trichet) 

Mujer de Samaria, cuya historia transcendió los tiempos,

sabías lo que era subir al pozo

y bajar a la ciudad, sin derramar el agua fresca y pura de la montaña bíblica,

custodiaste este agua, precioso don del cielo.

 

Entonces, un día, al borde del pozo de Sicar, el Señor te habló ...

Hoy el Señor todavía nos espera en el pozo de nuestros encuentros ...

Podemos sacar de él el agua de la amistad, el agua de la verdad, el agua de la esperanza, el agua de la paz.

En el desierto de la rutina y de la soledad,

tienes sed de darnos de beber…

En el desierto del sufrimiento y de la indiferencia,

tienes sed de darnos de beber…

En el desierto del fracaso y de la división,

tienes sed de darnos de beber…

En nuestros pozos, Señor

¿aún tenemos la frescura del agua viva?

En mi corazón, Señor

¿aún hay sed de agua viva?

En pleno sol del mediodía de los días ardientes

vienes a sentarte al borde del pozo para hablarnos

y te conviertes en una fuente para todos, para cada una de nosotras ...

Tú, el don de Dios ...

Bendito seas, Señor, por el agua viva de tu amor que nos hace vivir.

Gracias Señor por este manantial de agua que ilumina la vida de nuestras hermanas y hermanos que descubrimos en el pozo de los encuentros de la vida.

Gracias por hacernos caminar juntas hacia el oasis de la paz,

por abrevarnos en la fuente de tu agua viva.

Amén

 

La Voz de las Mujeres

WV49 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Un planeta saludable depende de todos nosotros".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Galerías de fotos

galerias

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Video Institutional de la UMOFC

wordcloud FAQ

Visítanos en YouTube

youtube channel