​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y Meditación - septiembre 2021

fuga egittoAlbrecht Altdorfer, Ruhe auf der Flucht nach Ägypten, 1510, Cat. No. 638B

© Staatliche Museen zu Berlin, Gemäldegalerie / Jörg-P. Anders

Link: https://we.tl/t-xo1zjQWcfQ

Albrecht Altdorfer (Ratisbona 1480 – 1538), Descanso en la huida a Egipto, 1510, óleo sobre tabla de madera de tilo, 58,2 x 39,3 cm, Berlín, Gemäldegalerie.

Mes de septiembre.

Este pequeño cuadro es sobre todo un acto de fe y devoción por parte del pintor. Así se desprende de la inscripción con la que firmó la obra, en la parte inferior izquierda, delante de la base redonda de la pila de la fuente: "El pintor Albert Altdorfer de Ratisbona ha consagrado este cuadro para su salvación a ti, Santa María, con un corazón fiel". Me conmueve su deseo de poner su mejor obra, la pintura, al servicio de su salvación. Y lo hace de forma encomiable con una obra pequeña pero muy elaborada.

El paisaje parece danubiano y recuerda a la Selva Negra, donde están las fuentes del Danubio, sin olvidar que el gran río también baña Ratisbona, la ciudad donde Altdorfer pasó toda su vida. La arquitectura y la ropa son contemporáneas al pintor, al igual que el sillón en el que está sentada María. La fuente se nos presenta como una compleja obra renacentista, con elementos escultóricos que recuerdan a la antigüedad clásica. Detrás de la Sagrada Familia hay edificios en ruinas, que parecen aludir a tiempos pasados (la Antigua Alianza y el paganismo) que, con la encarnación de Cristo, han sido superados para siempre.

Centrémonos ahora en los protagonistas de la escena: María, José y el niño Jesús. Aunque la huida a Egipto fue ciertamente precipitada y en cierto modo dramática, el pintor ha captado a la familia en un momento de serenidad. Este estado de gracia queda subrayado por la presencia de varios ángeles que parecen querer jugar con el niño Jesús, además de entretenerle con instrumentos musicales. Están atrapados en diferentes posiciones, luchando con el agua de la fuente o su estructura. Jesús también se siente atraído por el agua, a la que se acerca, sujetado firmemente por su madre para evitar que se caiga y se exponga al peligro. María está sentada en un sillón, lo que sin duda está muy lejos del trono al que nos tienen acostumbrados tantos cuadros de la misma época. Y José, el esposo y padre, le entrega a su mujer unas cerezas que ha recogido en la vecindad, adonde ha ido, como se puede ver por el palo que lleva en la mano derecha. Su mirada se dirige amorosamente hacia Jesús, el hijo que estuvo a punto de perder por la maldad de Herodes y que ahora está a salvo gracias a la advertencia que recibió en un sueño del ángel.

Hay muchas referencias simbólicas que nos invitan a imaginar significados: la fuente que se asemeja a ciertas fuentes bautismales, el agua con su valor bautismal, lustral o penitencial, las cerezas con su color rojo (¿sangre?), los edificios en ruinas. Pero creo que lo que más nos impresiona es que el tema del cuadro (el descanso durante la huida a Egipto) para el pintor se convirtió casi en un pretexto para contemplar a Jesús, José y María en la dulzura y la felicidad de su vida familiar.

 

Muchas veces, leyendo los “Evangelios de la infancia”, nos preguntamos por qué Dios no intervino directa y claramente. Pero Dios actúa a través de eventos y personas. José era el hombre por medio del cual Dios se ocupó de los comienzos de la historia de la redención. Él era el verdadero “milagro” con el que Dios salvó al Niño y a su madre. El cielo intervino confiando en la valentía creadora de este hombre, que cuando llegó a Belén y no encontró un lugar donde María pudiera dar a luz, se instaló en un establo y lo arregló hasta convertirlo en un lugar lo más acogedor posible para el Hijo de Dios que venía al mundo (cf. Lc 2,6-7). Ante el peligro inminente de Herodes, que quería matar al Niño, José fue alertado una vez más en un sueño para protegerlo, y en medio de la noche organizó la huida a Egipto (cf. Mt 2,13-14).

Papa Francisco, carta apostólica Patris Corde 5, 8 diciembre 2020

(Contribución de Vito Pongolini)

Ayuda a la misión de la UMOFC

La Voz de las Mujeres

Copertina WV56 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "¡Sigamos adelante! Celebrando y caminando con la UMOFC".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Pilar Bellosillo

Video Institucional de la UMOFC

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Visítanos en YouTube

youtube channel

wordcloud FAQ

Galerías de fotos

galerias